Información general de viaje sobre España

Ubicación

España ocupa la mayor parte de la península ibérica, situada en el suroeste de Europa. Con una superficie de 505 955 kilómetros cuadrados, el país ocupa el tercer lugar en términos de tamaño del continente europeo, después de Rusia y Francia. De esta área, la mayor parte (493 484 km2) pertenece a la península y a esto deben agregarse los grupos de islas de las Islas Baleares en el este (4 992 km2) y las Islas Canarias (7 447 km2) que están a más de mil kilómetros de distancia del punto más meridional de la península, frente a la costa de África. Ceuta y Melilla, dos ciudades en el norte de África, también pertenecen a España.

Dentro del continente europeo, la Península Ibérica es la más cercana a África, a tan solo 14 kilómetros de distancia, y por el océano Atlántico, el país se orienta a América, por lo que se le atribuye un valor estratégico especial. Esto explica por qué España ha sido un punto de encuentro fundamental en la historia de diferentes culturas y civilizaciones. El país forma parte del sur peninsular de Europa y, en particular, de la región mediterránea.

Andalucía

La rica diversidad de España y los grandes contrastes en geografía, clima y paisaje quedan de manifiesto en cada una de estas regiones, que a veces se unen para mostrar sus características comunes con vistas al turismo. De este modo, por ejemplo, está la España Verde, que surgió de un esfuerzo conjunto entre Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco para promover sus aspectos comunes, como su paisaje, clima, gastronomía y atracciones turísticas, las playas y las montañas, los deportes y el turismo rural.
Las zonas más desarrolladas en cuanto a turismo de sol y playa se refiere son la Comunidad Valenciana, Andalucía y Cataluña, que cuentan con infraestructuras de gran calidad y variedad.

Idiomas

El español se habla en todo el país y es también el idioma utilizado por el Gobierno. El catalán en Cataluña, el gallego en Galicia, el euskera en el País Vasco y el valenciano en la Comunidad Valenciana son idiomas que se hablan comúnmente en esas regiones.

 Naturaleza

España es un país lleno de contradicciones con profundas diferencias en la naturaleza, el clima, la cultura y las formas de vida. Esta pluralidad se manifiesta también en el paisaje, que a veces cambia completa e inesperadamente a los ojos del viajero.
La España verde
En el norte, casi como una extensión de la campiña francesa, se encuentra el paisaje del País Vasco, con pastos siempre verdes, granjas que se dibujan en las colinas, playas y puertos pesqueros donde aún se conserva la atmósfera de antaño. La costa cantábrica tiene un carácter similar, a veces con un contraste abrumador y majestuoso en los Picos de Europa, una cordillera que se extiende a lo largo de Cantabria y Asturias, mientras que en la costa se pueden encontrar elegantes ciudades y armoniosas playas en lugares de gran belleza natural.
Galicia, en el noroeste, posee la esencia de un paisaje costero escarpado, colinas adornadas con arte arquitectónico popular  (“hórreos”) y estuarios donde el mar fluye tierra adentro hacia las ciudades.
El mar y las montañas en una fraternización perfecta, una arquitectura popular muy rica y diversa, ciudades costeras y un clima húmedo que mantiene toda el área verde son algunas de las características más importantes de esta región.
El interior de la península
Un gran altiplano, la Meseta Central, ocupa toda la parte central de la Península Ibérica y aquí se puede encontrar uno de los paisajes más expresivos y variados de España. En el medio, una serie de montañas separa dos áreas bien definidas física e históricamente. En toda Castilla, ahora clasificada en las regiones de Castilla y León, Castilla La Mancha y La Rioja, esta vasta meseta ofrece un paisaje con horizontes abiertos sobre campos de cereales, valles fluviales y pequeños pueblos que, junto con las ciudades llenas de historia, albergan un importante patrimonio de monumentos y obras de arte.

La costa del Mediterráneo

Desde los Pirineos hasta Andalucía, el Mediterráneo español es una zona que alterna llanuras arenosas (albufera de Valencia, Mar Menor en Murcia) y costas escarpadas (Costa Brava) con un paisaje donde se pueden encontrar acantilados alternados con calas y pequeños pueblos pesqueros.
Las granjas y las vides dominan el paisaje tierra adentro, que se vuelve cada vez más colorido hacia el sur con campos llenos de almendros, naranjos y limoneros, mientras que la costa se vuelve cada vez más encantadora con playas de arena blanca.
Cuando la costa llega a Andalucía, a través de olivares y pantanos, el paisaje se vuelve cada vez más claro y hay un sinfín de pueblos y playas blancas deslumbrantes. Las montañas (Alpujarras, Sierra Nevada) forman un contraste impresionante, que junto con las dunas desérticas de Almería crean paisajes extremadamente hermosos y variados.
Ceuta y Melilla en el continente africano son dos ciudades agradables y encantadoras. Más al sur, las Islas Canarias, con una espectacular naturaleza volcánica, tienen un fuerte desarrollo turístico, un paisaje autóctono muy expresivo.
En toda España, la arquitectura popular se manifiesta en sus diversas expresiones en el caserío, la masía, la casona, el cortijo, el pazo, la barraca y en muchas otras formas propias, que pueden considerarse como un elemento definitorio y distintivo de nuestro paisaje.

Sol y Playa

La costa española, con una longitud de más de 4 000 kilómetros, muestra un conjunto único, en el extremo del mar Mediterráneo (en el este y el sur), el mar Cantábrico (en el norte) y el océano Atlántico (en el oeste y el sur). Con más de trescientos días de sol al año y un clima templado entre los 18 y 30 grados centígrados, millones de turistas de todos los países del mundo visitan cada año sus playas bañadas por el sol.
A lo largo del mar Mediterráneo, “nuestro mar”, en la Costa Brava, un paisaje con personalidad propia está inmerso en costas escarpadas con hermosas y pequeñas calas que se intercalan con amplias playas.
Hacia el sur, a lo largo de una costa que ha adquirido apodos significativos como Costa Dorada, Costa del Azahar, Costa de Valencia, Costa Blanca o Costa Cálida, un mar tranquilo se extiende hasta playas de arena dorada con importantes ciudades y centros turísticos cercanos.
En Andalucía, la Costa Tropical y la Costa del Sol son también dos de los destinos más populares para el turismo de sol y  playa. La costa de Granada y Marbella así como la capital de la costa de Málaga también atraen a una cantidad espectacular de visitantes, atraídos por las playas, la vida nocturna, las compras y la presencia de celebridades de todo el mundo.
El Estrecho de Gibraltar frente a la costa africana, es una conexión entre el mar Mediterráneo y el océano Atlántico, donde la costa andaluza de Cádiz y Huelva, con su carácter propio y único, y hasta Ayamonte, en la frontera con Portugal, forma la Costa de la Luz. El mismo océano Atlántico corre en el noroeste hasta el borde de Galicia, formando un paisaje espectacular de costas empinadas con pequeñas playas y calas donde el mar fluye tierra adentro y produce un hermoso paisaje. Toda la costa gallega, con un clima algo húmedo y menos cálido, es un destino de vacaciones muy popular en los meses de verano.

Gastronomía

Sin duda, uno de los aspectos más atractivos de España es la cocina, una de las mejores del mundo por la calidad y variedad de productos utilizados. De hecho, no se puede hablar de cocina española, sino de una gastronomía regional versátil, influenciada por el clima y las formas de vida indígenas de cada región por separado. El arte culinario español se distingue por el hecho de que la preparación de los alimentos utiliza tradicionalmente aceite de oliva como grasa vegetal y manteca de cerdo como grasa animal, así como por la amplia variedad de frutas y verduras introducidas por la cultura árabe y otros elementos como la patata y el tomate que llegaron de América.
Por otro lado, el gran desarrollo de la cocina española en las últimas décadas también se debe a la aparición de importantes chefs que han sabido reinterpretar los platos y recetas tradicionales de acuerdo con los tiempos modernos, dando así a la gastronomía española una nueva dimensión en cuanto a presentación y sabor.

 Comer en España

Comer es uno de los rituales diarios más agradables en España. La gastronomía ricamente variada, junto con el placer del español en la cultura del plato y el mantel, hace que sea muy fácil encontrar lugares para comer tanto en las grandes ciudades como en los pequeños pueblos rurales. Desde menús caseros tradicionales hasta restaurantes de cinco tenedores de renombre (la clase más alta varía de uno a cinco), uno puede encontrar la mejor relación calidad-precio que coincida con sus gustos y preferencias.
Los horarios de todas las comidas del día son aproximadamente una hora y media más tarde que los horarios europeos promedio, aunque los largos horarios de apertura de los restaurantes permiten a todos los clientes mantener sus propios hábitos. El menú con los precios está generalmente colgado en la entrada de los restaurantes, que también ofrecen un menú diario a un precio generalmente más bajo. El servicio está incluido en el precio de los platos, aunque es habitual pero no obligatorio dar entre el cinco y el diez por ciento del importe total como propina o recompensa por el servicio. La mayoría de los restaurantes cierran un día a la semana (domingo o lunes), aunque hay numerosos sitios que siempre están abiertos y donde se puede comer algo en cualquier momento del día.

Bebidas

El vino es un elemento fundamental de todas las cocinas regionales de España. Los romanos difundieron el arte de la viticultura que ha convertido a España en uno de los principales países productores de vino, que, al mismo tiempo, ha ganado fama debido a la calidad de su vino, sujeto ahora a estrictos controles. Además, el vino español es muy variado (cuenta con hasta sesenta regiones productoras de vino diferentes).
A continuación, te mostramos el Rioja, un vino con cuerpo que ha alcanzado un lugar internacional destacado gracias a su aroma y sabor. Otras “denominaciones” muy apreciadas son Ribera del Duero, Penedés y La Mancha, que han mejorado mucho en calidad en los últimos años. El vino de Jerez es un vino andaluz con un importante prestigio internacional, especialmente en los países anglosajones, que tiene diferentes variedades (fino, manzanilla, amontillado, dulce y oloroso) que satisfacen diferentes gustos.
El principal centro de producción del cava español o vino espumoso similar al champán es la región catalana del Penedés, aunque en los últimos años la producción se ha expandido a otras regiones como Castilla.
Hoy en día, la cerveza se consume ampliamente en España, especialmente como aperitivo fuera de las comidas, para acompañar a las queridas tapas en los bares. La cerveza española es de color claro y sabor agradable y, generalmente, se sirve muy fría.
En España, los licores también tienen una serie de particularidades notables. El brandy se produce principalmente en Andalucía, mientras que los aguardientes y el “orujo” se producen en todo el país, dando lugar a las famosas “queimadas gallegas” o a diferentes tipos (seco, de hierbas, de cerezas o de miel). El licor de anís, el “pacharán” de Navarra preparado con endrinas, los licores de frutas y la sidra (de manzana) asturiana son los más apreciados.